Eduardo Nogareda – 2002 – Los sobrinos de la tía Purita

Comentario:
Otro disco puesto a disposición para descarga libre por el sello español Aceituna Brava, esta Eduardo Nogareda, de extensa trayectoria tanto como comunicador, poeta, cantautor…

Son dos discos en uno. Como en su edición original, este disco consta de 2 partes.
La primera sólo contiene canciones y en la segunda (track 10 en adelante), éstas se alternan con monólogos y diálogos.

Eduardo Nogareda es autor de todas las canciones, excepto “Rap de nacimiento” letra E.Nogareda y música Santiago Montoro).
Voces: E.Nogareda. Coros Valentina Pérez y Santiago Montoro.
Todos los instrumentos han sido tocados o programados por Santiago Montoro excepto guitarras de nylon en “Adoro esta habitación” y “Viejita salada”, ejecutadas por Pablo Núñez.
El guión de las unidades habladas es de Eduardo Nogareda. En ellas intervienen

E.Nogareda, S.Montoro, V.Pérez, P.Núñez y María Porro.
Arreglos, tomas de sonido y mezclas: S.Montoro.
Grabado en Aceituna Brava Madrid.
España 2002

Eduardo Nogareda (Uruguay, 1944)

Estudió literatura en el Instituto de Profesores Artigas (IPA) y fue docente de esa asignatura.

Vivió un largo exilio en Argentina y en España. Retornó al Uruguay en el año 2005.

Es poeta, actor, compositor de canciones y cantautor, pero su faceta más conocida es la de comunicador radial, actividad que desarrolla desde hace muchos años.

Fue ganador del Premio Poesía en Carne Propia, de Ediciones HOAC, con su libro Estas hogueras nuestras (Madrid, 1977).
Publicó el poemario El aire es un gran animal (Editorial Arca, Montevideo, 1986).
En 1979 coordinó una edición de la novela La tregua, de Mario Benedetti (Ediciones Cátedra, Colección Letras Hispánicas, Madrid), para la que redactó un ensayo sobre el autor y notas de pie de página.
Poemas suyos fueron incluidos en la antología Poesía desde el pueblo, de Ediciones HOAC (Madrid, 1977); en Cuadernos de poesía nueva, del Taller Prometeo de Poesía Nueva (Madrid, 1983), y en Sesenta y seis poemas, publicación del Premio Ricardo de la Vega 1990 (Getafe, Madrird, 1991)

En 2007 recibió el premio Morosoli a la trayectoria periodística y actualmente presenta “El truco de la serpiente” en Emisora del Sur (S.O.D.R.E.).

Su obra poética publicada incluye, además de colaboraciones en diversas revistas literarias y en trabajos compartidos, los siguientes títulos:
“El aire es un gran animal” (Montevideo, Arca 1986); “El estruendo de una mosca” (Madrid, edición de autor 1991), y “Pensado campo” (Montevideo,
Artefato, Colección Delfos 2006).

Discos: “Los sobrinos de la tía Purita” (Aceituna brava, Madrid, España, 2002), Corsoacontramano (Perro Andaluz, Montevideo, Uruguay, 2011)

Fuente: http://www.myspace.com/ruidodepoemas
www.isadoralibros.com.uy
http://www.perroandaluz.com

Reseña de Atilio Pérez da Cunha (Macunaíma) sobre el libro “Pensando campo” de Eduardo Nogareda (Montevideo, Artefato, Colección Delfos 2006).

Campo orégano para viejos compinches.

Antes de que fijara su larga residencia en Madrid, casi treinta años, la última vez que vi a Eduardo Nogareda fue en la radio Vanguardia que funcionaba en los altos del viejo teatro Stella d´Italia, que por entonces se hacía llamar ¨Nuevo¨.
Nogareda era, además de colega de la emisora, compañero mío del Instituto de Profesores Artigas que funcionaba en el local del legendario IAVA.
En aquellos días de zozobra y coraje, yo apreciaba en aquel hombre la frescura que tenía como comunicador, pero desconocía al poeta y al cantautor que también lo habitaban.
La vida, como dice Ungaretti, es el arte del encuentro, así que mi calle volvió a cruzarse con la que transita Eduardo cuando, desde Madrid ,me anunció que volvía a casa y que necesitaba que testificara sobre sus años de trabajo en distintas emisoras uruguayas. Nogareda vino y se fue,en tanto, como supervivientes, el poeta Julio Garategui y un servidor, dimos testimonio sobre él y su vida laboral.
Después volvió para quedarse, y mientras me pagaba una cerveza que me debía, me anunció que el hermano Julio y yo deberíamos escribirle un prólogo(en lo que se refiere a mí, y tomando en cuenta que Nogareda ya es un tipo grande, me pareció tamaña desmesura). Pero, como se sabe, el corazón tiene razones que la propia razón desconoce, así que puesto a escribir, vuelvo a dar testimonio sobre él, ahora en su relación con la poesía.
Tardíamente leí ¨El aire es un gran animal¨(1986) y ¨El estruendo de una mosca¨(1991) los dos libros que preceden a ¨Pensando campo, y que me mostraron al poeta que vivía con los otros Nogareda.
El primer libro me resultó como un largo poema, con imágenes de gran plasticidad como ¨una mujer que recuesta su cuello grácil en el atardecer¨.
El aire de su primer libro estaba lleno de dibujos, estampas y estampitas.
En el segundo, confeso perseguidor de las palabras para que salgan de sus habitaciones, Nogareda prende sus hogueras para encender luz donde está oscuro.
¨hoy quiero abrir una ventana en la tormenta
salir a buscar barcos en armarios
y cosas de luna bajo las mesas¨
Ahora, 2006, estoy leyendo una vez más, ¨Pensando campo¨, el libro con el que el poeta se vuelve a enraizar en su tierra. Mientras lo hago escucho ¨Modern times¨, el nuevo disco de Bob Dylan, y la referencia no me resulta caprichosa, porque no deja de ser curioso que alguien como yo, que como dice el poeta Rolando Faget ¨está hecho de cemento y lo celebra¨, deba asumir la responsabilidad de introducir al lector a un libro que tiene al campo como motivo poético central.
La poesía tiene sus misterios. Y la vida es el arte del encuentro.
Sin embargo, quisiera decir que este campo pensado por el poeta no es sólo verde y nada más, no es un campo de postal y de engañifa.
Este campo de Eduardo Nogareda es el ¨suelo del cielo¨, un campo grande y solo, por el que podrían pasear del brazo Rubito Lena y Don Antonio Machado, con el tiempo y el ritmo de un film polaco para poder quedarse un poco más de este lado de la vida.
¨Pensando campo¨, además de recordarme a estos fantasmas entrañables , capaces de ver en los atardeceres figuras extrañas en el teatro del horizonte, me enfrenta a un poeta verdadero.
Un poeta que reafirma la certeza de la esperanza, envuelta en su bata de utopía, porque el filo de luz más tenue alcanza
para cortar el hilo gigante
de la oscuridad en el campo.

Fuente: http://macupoeta.blogspot.com/2007/07/un-poeta-amigo-eduardo-nogareda.html

Contactos:
http://soundcloud.com/eduardo-nogareda
http://www.myspace.com/ruidodepoemas
http://es.scribd.com/doc/80084512/Eduardo-Nogareda-Pandora
http://www.aceitunabrava.com/

Tipo de material: Audio
Año: 2002
Sello: Aceituna brava
Formato: Mp3
Origen: Descarga libre
Género: Otro
Calidad: 320kbps
Tamaño: 173MB

Temas:
Parte 1:
01 Todos tenemos defectos
02 Viejita salada
03 Adoro el apio
04 Rap de nacimiento
05 La calle en Bragas
06 Mercy Picú
07 Adoro esta habitación
08 No son horas
09 Vivaldi

Parte 2:
10 Adoro el apio
11 Los sobrinos toman el té con la tía Purita
12 Rap de nacimiento
13 Los sobrinos siguen tomando el té con la tía Purita
14 Mercy Picú
15 Clases de canto
16 Vivaldi
17 El sobrino Eduardo cuenta cómo y dónde vive, asunto de dudoso interés general
18 Adoro esta habitación
19 La calle en Bragas
20 Algunas psicólogas recetan jarabe
21 Viejita salada
22 La cuñada del sobrino de la tía
23 Todos tenemos defectos
24 Que no me opero!
25 No son horas

Muchas gracias, Dharma!!

About these ads

Publicado el 28/08/2012 en Audio: Otro, Eduardo Nogareda. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 338 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: